.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

23.5.09

demagogia

(Del gr. δημαγωγία).

1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.

2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.


Real Academia Española

3. Paja mental simplona que gusta a todos y que suele funcionar estupendamente entre los mas idiotas como manipulacion para salirte con la tuya.
En la calle veo autobuses, globos, mujeres hombres y niños que parecen de fiesta, todo en rojo y bonito y una de esas chicas que nunca ha tenido un pelo fuera del peinado me tiende un folleto con la maravillosa frase: "A favor de la vida. Contra la pena de muerte." ¿Sera Amnistia Internacional? Pero me da a mi que esos no reparten globos con forma de corazon... Total que miro el cartel mas cercano y veo un vientre de una embarazada debajo de la frase de marras. Se han olvidado de mencionar las cifras de mujeres que mueren cada año en abortos clandestinos, la cantidad de personas que mueren de hambre en el mundo porque sencillamente son demasiados. Miro con expresion condescendiente a la pobre chica que me tiende la cosa esa y sigo andando.

Un poco mas abajo un niño de unos ocho años se gira, los mira y grita: ¡Fascistas!

2 comentarios:

Javier Montoro dijo...

Omitir es mucho de demagogia. Qué injusto, de verdad. Eso es prostituirse emocionalmente.

Me ponen enfermo estas cosas.

Farrah dijo...

En fin.

Qué niño más chuli.

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.