.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

8.8.09

¿un necroincestofílico es alguien que se folla a sus muertos?

¿Qué se considera mayor depravación en ese caso, el grado de corrupción de la carne o el grado de consanguinidad? ¿Es mejor malo conocido de la familia que desconocido en un depósito cualquiera?

8 comentarios:

Farrah dijo...

Las leyes de la moral son tan estúpidas que me temo que sea peor el grado de consanguineidad.

En fins.

Besitos muchos.

Dara Scully dijo...

cuestiones depravadoexistenciales a las 12:04 am.



miauses de perro

leoriginaldisaster dijo...

eso existe?


cagon dios

un beso

Ela dijo...

de la forma que sea en un enfermo igual!!

Neorrabioso dijo...

La pregunta se sale de mi capacidad de comprensión. ¿Follarte a tus muertos? No lo entiendo, de verdad.

Abrazos cachicuernos.

Hasta pronto.

DIAVOLO dijo...

Sin palabras me dejas. Me parece algo tan depravado, que no puedo ni imaginarlo.

Besitos.

Rubén Darío Carrero dijo...

-Patricia, no te escondas más, se va a asustar mamá-.

[¿No te parece un buen comienzo para una pelicula de terror?; tú ya tienes la trama].

Y un hombre dice en otra escena: "Los muertos nunca aprenden".

Ignacio Reiva dijo...

El vacío espiritual lleva al hombre a límites que ni los animales traspasan. Un gran beso.

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.