.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

23.7.09

Mañana lo dejo... ¿o no?

I'm not bad. I'm just drawn that way.
Yo no soy mala, es que me han dibujado así.

Jessica Rabbit.


Todos tenemos malos hábitos o cosas que hacemos que pensamos que quizá nos gustaría cambiar. Pero hay una delgada línea entre cambiar y dejar de ser fieles a nosotros mismos. La pregunta, creo yo, no es si se puede cambiar.


La pregunta es... ¿quién quiere cambiar?

6 comentarios:

Ela dijo...

hay quienes hacen cambios radicales y quienes simplementes no quieren ni pueden cambiar
la cosa es, si se esta conforme con como se es


es muy buena tu interrogante

Neorrabioso dijo...

Yo sí quiero cambiar. Al menos un quince por ciento de mí. Pero no me sale.

Lo he dejado por imposible.

Abrazos céntricos.

Hasta pronto.

u minúscula dijo...

ya estoy aquí..

DIAVOLO dijo...

Pueso responderte con toda la sinceridad del mundo: yo SÍ quiero cambiar, en muchas muchísimas cosas... y sé, además, que puedo lograrlo, si tengo la ayuda y el incentivo necesario.

Aunque, a veces... desespero en el intento, y paso momentos muy duros.

Besos.

frantic dijo...

No encuentro pasión alguna en ser quien no se es.

Cuesta cambiar cuando nos lo tomamos como una obligación, en vez de como algo que de verdad deseamos o nos hace bien, y erramos las palabras a la hora de expresar ese deseo. Si decimos "debería dejar de fumar", "debería perder unos kilos", "debería cambiar de trabajo", "me gustaría tener ser menos vaga"... no lo haremos nunca. Es más positivo fijarse un objetivo concreto con unas motivaciones atractivas e ir disfrutando de los pasos que se van avanzando en vez de castigarse por los pasos atrás que se puedan dar.

Así lo veo yo, por lo menos.

Ignacio Reiva dijo...

Preguntarse sobre el cambio, no sólo es empezar a cambiar, sino el principio de un cambio para mejor. Un gran beso.

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.