.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

25.8.10

desayuno en Acapulco

me siento en la terraza y saco el libro. antes de pedir, noto que hay un chico y una chica detrás de mi enfrascados en "el día después", y está claro que no estamos hablando de un programa de fútbol, pero sí que parece un partido de tenis. al principio hay un poco de echar balones fuera y/o devolverla: "¿y tú qué sientes?", "no puedes preguntarme eso ahora", "¿por qué?", "porque trato de no sentir". luego se pasa a un intercambio suave de posiciones. para cuando llega mi té, la chica y el chico ya han repetido tres veces "no se sabe lo que puede pasar". pero de algún modo están tranquilos.
un poco más arriba, la policía local se para junto a unos hombres tocados día a día por la intemperie. uno de ellos, que sostiene un litro de cerveza casi entero, se inclina haciendo una reverencia ante el respetable y se lo bebe de un sólo trago. sonríe y tira la botella a la basura. no sólo es acrobático, sino también limpio. otro de los hombres saluda con la mano a la policía. luego el primero se acerca al coche. los de dentro, más que fríos agentes del poder, parecen personas sonriendo. termino el desayuno y me voy.

2 comentarios:

Farrah dijo...

qué bonito, que estén tranquilos.

No sé si te gustará Coixet, pero me ha recordado a alguna peli suya.

(a mí sí me gusta)

a p n e i c a dijo...

si digo la verdad, Farrah, me pareció que siempre estarían allí, sentados juntos.

Coixet está bien.
Me gustan mucho sus artículos también:
http://capturasdemuros.blogspot.com/2010/05/acabemos-con-las-paredes.html

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.