.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

13.8.10

no falla

"somos la pareja perfecta: ella es ingénua y yo me aburro".
Bartney Stinson
cada x tiempo, da igual quien seas o dónde estés, se abre una ventanita en el chat correspondiente con la siguiente llamada de socorro: "no entiendo a las mujeres". así, sin saludo ni nada. como quien saca la cabeza del mar para intentar coger una bocanada de aire. y te ríes. las primeras veces te pones la capa de escuchadora al rescate y vuelas. luego sólo lo haces por fuera, por amor a tus amigos. poco a poco te das cuenta de que en estos casos sólo hay dos estados vitales: o no comprendes a las mujeres o comprendes demasiado al género humano. depende de la capacidad de autoconciencia o imaginación básica que seas capaz de encajar. lo de ver claramente a los hombres y lo que están tramando también es un estado bastante habitual. al final, o eliges ser víctima en una trama que te atrapa y te engulle y te entretiene, o te aburres como una ostra lúcida.
según mi experiencia: 1. si te está contando un rollo sobre sí mism@ en lugar de mostrarse claramente, no confía en su propia fuerza para atraparte y seguramente piensa que tú también mientes sobre quien eres, 2. si no está nunca, o no importas (afrontaló, puede pasar) o tiene por cerebro una mosca mareada y no se da cuenta (basado en hechos reales), 3. si está a veces con una intensidad tremenda y luego desaparece, se encabrona contigo sin motivo, de forma irracional y exagerada, cuando haces cosas que no importarían en otras circunstancias, y no tiene nunca claro si podrá quedar hasta el último minuto, tú eres el/la otr@, 4. si de repente te trata mejor, está menos encima de ti pero te valora y te cuida como antes, enhorabuena, eres el primer plato.
normalmente, sólo hace falta el kit de supervivencia de recuperación rápida que tienen en casa mis amigos, el de Siracusa Bravo Guerrero. un par de sus "si quiere estar contigo, ¿por qué no está contigo?" y tropecientos "no me quiere". Aunque también funcionan un par de "qué me estás contando" o "ahorramé la propaganda". y en algunos momentos especialmente currados por la persona "incomprensible", también un: "dame una rendición que valga la pena o tómate una cerveza y cállate la boca, o quédate en tu casa y a mi me dejas".
*gracias, Siracusa, Virginia, Manolo y a todas las personas interesadas en liarme cuando me aburro.

5 comentarios:

a roja dijo...

qué complicado todo esto, no?

a p n e i c a dijo...

siempre trato de simplificar, pero no me dejan... supongo que porque no es tan sencillo.

la cosa es: ¿depende de mi? ¿merece la pena? te lo respondes y ya.

jejejeje.

a p n e i c a dijo...

luego están los amigos que son felices con su pareja. pero esos no me piden que los escuche...

Manolo Arana dijo...

pero y lo que nos gusta decir: complicame la vida




(muuuua, rebonica)

a p n e i c a dijo...

"complicamé la vida,
complicamelá
tú que no existes,
sólo tú puedes"

:)

te echo de menos, Arana. San Francisco te tiene secuestrado y se nota, demonios...

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.