.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

3.11.09

Antidilemas crackianos nº 34 (a la manera de Beth)

Beth ha estado consumiendo sin parar durante toda una semana. Las paredes del piso se han envenenado con la atmósfera. Los muebles son ceniceros. Los ceniceros están hechos añicos. No tenía hombre y tuvo que buscarse a Sean. Lleva en ese piso un tiempo. ¿Cuánto? No sabe. Su corazón toca canciones arrítmicas que nada acompasa.

Llaman a la puerta. Un tipo moreno con los ojos oscuros y la piel pálida. Le brillan de cólera los ojos. Dark Irish. White trash? Espera, piensa Beth, hay algo extraño en este tipo. Lo mira más atentamente. Él la mira entre iracundo y sorprendido. Le recuerda a alguien. No consigue encontrar el hilo de la madeja que hace que le resulte familiar. No puede. No puede. Lo tiene. Tira del hilo y le caen encima días enteros haciendo el amor, cincuenta millones de sonrisas y media docena de viajes en el sur. Tiene dos hombres y mientras uno de ellos estaba fuera no lograba acordarse.

- Michael.- llora.

6 comentarios:

a p n e i c a dijo...

Esto me lo contó una persona de Carolina del Sur. Una de las tres personas de esta historia.

Somos memoria. Y yo no olvidé esto.

el perro dijo...

Y Beth... ¿Cómo es Beth?

a p n e i c a dijo...

Beth es preciosa. Tiene el pelo largo y una adicción. Pelirroja.

a p n e i c a dijo...

bueno, puedes creer lo que quieras. eres tú o quien lee quien decide. ojalá se me hubiera ocurrido mentir sobre eso. sería literatura de verdad.

el perro dijo...

Pelirroja.

La quiero.

a p n e i c a dijo...

Los comentarios de Anónimo de aquí los borro porque a pesar del cabreo que se gasta, ignora la existencia del compromiso autor-lector en literatura. Cierto, no hace falta saber qué es eso para vivir, pero queda mal hablar de ello como si intentaran engañarlo, poniéndose en evidencia.

Como uno de esos abuelicos desconfiaos de los pueblos.

Con lo bonito que es dejar que te cuenten una historia porque sí.

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.