.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

9.4.09

Derecho asertivo nº 14


Derecho asertivo nº 14

Derecho a detenernos y pensar antes de actuar o tomar decisiones, esto implica, el derecho a decidir si respondemos o no, y si lo hacemos de forma inmediata o nunca.

Suposición errónea nº 12

Hay que tener siempre una respuesta adecuada para cada ocasión.

Siempre pensé que hay que responder todo inmediatamente, de la forma correcta y esperada por los demás, siendo al mismo tiempo fiel a ti misma, sin tiempo para digerir según qué cosas y cayendo siempre de pie, como un maravilloso salto mortal con triple giro.

Pero eso no es obligatorio. Es más, es difícil respetar a los demás y a la vez tratar de empujarles a que respondan lo que quiera que sea que queramos escucharles decir de la forma que más nos apetezca escucharlo. Ojalá todas las veces que tuve prisa hubiera dejado fluir las cosas. Al final se rompe, algo se rompe si no das el tiempo que te piden. A la inversa esto también funciona igual.

f: ¿No veo tiempo para ti? Del Niño de las Pinturas, tomada en Granada, en Plaza de Gracia.

2 comentarios:

Farrah dijo...

Yo soy impaciente, y muchas veces he pensado como tú: ojalá me hubiera quedado quieta un rato. Ahora estoy inmersa en eso de esperar, casi inevitablemente. A ver si esta vez aprendo.

Rubén Darío Carrero dijo...

La fuerza de un derecho transfinito, la costumbre más hermosa del mundo.
La justicia de los ojos y del paisaje.

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.