.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

27.6.09

Michael Jackson. Sobredosis. Vale.

¿Y a mi qué más me da?

Llamadme pragmática, pero cuando estaba vivo también me costaba creer que existiera. Yo lo que no tengo delante que ni me abraza ni me golpea, ni me da de comer ni me tira las cosas por tierra... es que no existe demasiado.

No entiendo tanto echar de menos a personas que jamás han estado ni van a estar en la misma habitación que tú. Bastante me faltan los amigos que están lejos, las personas que por una razón u otra tomaron otro camino, las que murieron y, a veces incluso, los que tengo al lado.

La música tiene valor. Pero querer a gente que podéis tocar no me digáis que no tiene mucho más peso , demonios... Para qué quieres un hit si no sabes cómo suenan tus latidos favoritos. Esto me recuerda tu voz pixélica diciendo como respuesta... "Sí, pero es que bailaba guay". Ahí es cuando me he muerto de la risa, leyéndote a ti que para mi existes de verdad.

13 comentarios:

Javier Montoro dijo...

La verdad es que es un poco patético ver a la gente llorando por su muerte. Ahora seguro que está todo lo pálido que quiere.

Yo también pienso, que el mismo día que él murió mucha gente con nombres desconocidos, pero no bailaban guay.

En fin.

Anónimo dijo...

Yo más que la palabra pragmática, utilizaría la palabra impostura, porque no te lo crees ni tú. Que te la suda Jackson no quiere decir más que eso, que te la suda Jackson. No extrapoles. No cuela. Seguramente existan muchos autores/as que al leerlos/as te hacen sentir menos sola, autores que nunca han estado en tu habitación, autores que, de estar vivos, claro, cuando mueran, se te anudarán a la garganta.

a p n e i c a dijo...

Interesante punto de vista. Creo que discrepo en algo.

Verás, soy muy de extrapolar artista y persona. Obra y manojo de entrañas y nervios. Me parece un sinsentido lo contrario.

Cuando muere un autor que me gusta, tengo sus libros. Cuando no se muere un autor vivo que no soporto pero me gusta su obra, también tengo sus libros, que me deleitan sin tener que aguantarlo a él.

Supongo que lo preciso sería decir que echo de menos los libros que no se escribirán nunca, o los que se han escrito y jamás llegarán a nuestras/mis manos.

Pero nada como un abrazo analfabeto de alguien que se puede echar tanto de menos como un buen temazo si no existiera sobre la faz de la tierra.

Lo demás, pajas mentales.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en que lo importante es el poema, no el poeta: la obra, no el creador. Vale. Sí. Desde un punto de vista estrictamente artístico, claro, echas de menos la obra que va a dejar de crear el que muere. Pero además, existen, en mi opinión, sobre la faz de la tierra, personas que hacen de este planeta un lugar más digno y habitable, y lo contrario. Cuando muere uno de los que dignifica este extraño lugar, es una gran putada, aunque no le conozcas sino a través de su obra, que por otra parte es la manera que escoge (casi siempre necesariamente, que no voluntariamente)para darse a conocer. En resumen, que estamos de acuerdo, pero expresas tus opiniones de una manera un tanto, como decirlo, no ofensiva, ni prepotente, sino un poco, pero sólo un poco, categórica.

P.e.: "Lo demás, pajas mentales"

A mi me gusta mucho participar en conversaciones de bar que nunca conducen a ninguna parte, eso debe ser como una masturbación recíproca, colectiva, orgiástica, ¿no?

chincheta dijo...

no se pierde algo ajeno, externo a uno, se pierde una parte de lo que uno fue desde el otro, lo que se ha vivido desde otro cuerpo, aunque no se haya tocado nunca.

no se va alguien que hizo música, se va lo que fuimos cuando éramos esa música.

y ahora, sin eje que ancle lo que fuimos a nosotros, todo eso flota por alguna parte, inconexo.
todo eso que fuimos en ese segundo, en ese baile, en esa música de fondo, ahora tiene algo de huérfano, de caballo de cristal.

la gente no le llora a él, se llora a sí misma.
llora la ausencia de nudos, la desconexión.

a p n e i c a dijo...

Totalmente de acuerdo, Chincheta. Las canciones siguen ahí. Lo que se pierde es la oportunidad de haber sido otros o de seguir siéndolos.

Rubén Darío Carrero dijo...

Michael, ella, aquel, ellos, aquella...escucho a Damien Rice porque una amiga del Brasil me dijo que existia, pero no tanto, así como tu y como yo.

Besos

Ela dijo...

la utopia del ser androgino que a algunos nos hizo alucinas con su musica...
pero que mas da su musica no muere con el, ni nosotros
asi que ¿por que llorar?

100% de acuerdo contigo

sweetelectric dijo...

Totalmente de acuerdo contigo.
Por cantar y bailar bien y hacer obras de caridad no tienes porqué ser un santo. Cómo no le quitaban la custodia de esos niños con su desequilibrado estado mental?... Ay no sé... Hay cosas más profundas e importantes que el talento...

Homo libris dijo...

Uno puede apenarse porque, como decía el comentarista Anónimo, alguien que hace este mísero planeta más digno ha dejado de existir. También es posible alegrarse, aunque esté mal expresarlo -o eso dicen las convenciones sociales- cuando un mal nacido que oprime a sus semejantes, o explota de forma egoísta los recursos que son de todos, la palma, o le van mal las cosas. ¿Somos mejores o peores por ello? No. Somos como somos, y el ser humano se encariña, puede que también de forma egoísta, con personas, situaciones, lugares u objetos, aunque no los haya visto jamás. Esto forma parte de la esencia del arte.

Creo que la gente le llora porque con él se van parte de los sentimientos y recuerdos de la música que les acompañó en su vida, ésta sí, tangible.

Saludos.

a p n e i c a dijo...

Mirad a vuestro alrededor. Algo que podáis tocar con las manos. Hacedlo. Insuperable. REAL. Cogedlo.

No hay más. O sí. Pero para lo que cuenta, no hay más.

Homo libris dijo...

Por esa regla de tres, Apneica, ¿para qué leemos o escribimos en el blog? Precisamente el Homo sapiens es tal por su capacidad de abstracción. No se nos puede pedir que nos quedemos únicamente con lo tangible, cuando es la intangibilidad de nuestras ideas la que nos ha hecho llegar al punto en el que estamos (otra cuestión es si es un punto adecuado, o merece la pena sentirse admirado por ello).

Saludos.

a p n e i c a dijo...

Pues la cosa es que he puesto... "¿O sí?".

Y se puede cambiar de idea, incluso se pueden pensar varias cosas al mismo tiempo. Es cierto.

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.