.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

26.10.09

neorrabioso e Iratxe, la musa

(...) Le llevaría versos
como éstos, con las sílabas contadas,
pero en vano enteros universos,
porque escucho voces ya quebradas:
"¿Siete más once? ¿Once más siete?
¿Acaso soy Iratxisilábica,
heptabúrrida, endecapléjica?
¿Acaso piensas que a mí
se me puede colocar en cajas
con acento en la sexta?(...)".
No quieres hacer la vida que te toca, Neorrabioso Batania.

Al poeta neorrabioso le gustan las mujeres de gran cilindrada. Y a mi me gustan los hombres que prefieren los retos a las mujeres mansas.

4 comentarios:

el perro dijo...

Mujeres mansas,
puzzles de dos piezas.

u minúscula dijo...

olé

Dr. Flasche dijo...

pero, en españa no duerme nadie? Lo que daría yo ahora por una buena siesta...

En fin, como se trata de la patria, y amo a los toros, me arranco con uno de mis refranes, porque de mansedad, va la cosa...

"Dios me libre del toro manso, que del bravo, me libro yo"

Neorrabioso dijo...

No, de las mujeres de gran cilindrada ya me voy arrepintiendo, por los disgustos que me dan, más que nada.

Voy a empezar con las mujeres monovolumen, sin marcha atrás, porque estoy hasta los huevos.

Abrazos grandes, de ganador obvio a ganadora obvia.

Hasta pronto.

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.