.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

5.9.09

Historias de mis apodos nº 9: niña cucciola


- ¿Cómo estás? - pregunté.
- Emocionado, niña.- dijo. Era la primera vez que hablábamos por teléfono de un lado del mar al otro. Y en ese momento lo supe. Supe que era importante para mi.

Que me iba a cambiar la vida lo intuí desde el principio. La primera vez que lo vi, el aire se electrificaba a su paso de una forma intensa. Cambiaba las cosas que tocaba de modo imperceptible para los demás pero claramente visible para mi. Ema es capaz de dar tranquilidad en una habitación repleta de gente desquiciada sin que nadie se dé cuenta siquiera de que él está allí. Su educación excepcional de niño desnudo en la naturaleza le hace entrar en las casas como lo haría un gato sigiloso, sin estar domesticado pero sin cambiar nada de sitio. Sus actos hablan sin imponer, sus verdades son catedrales silenciosas de presencia. Descubrir que existe una persona como él es un milagro cotidiano que no esperaba.

Non hai confini. Buon Compleanno, Ema. Tvb sempre.

2 comentarios:

a p n e i c a dijo...

(N. del T.)*:

"Cucciola", es una palabra cariñosa que se usa en el sur de Italia, significa cachorro.

"No tienes límites. Buen cumpleaños. Tqm siempre."

Farrah dijo...

No, le quieres bien.

;)

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.