.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

5.9.09

adverbios de cantidad y de calidad

Italia es el lugar donde se dice "te quiero bien", en lugar de "te quiero mucho", como en otros idiomas que conozco. "Bien" puede significar bienquerer o bienestar, ya que puede referirse a "te quiero bien" en el sentido "te quiero de una buena forma" o "te quiero bien" en el sentido de "quiero que estés bien". O una tercera posibilidad: quiero algo bueno para ti.

En España queremos mucho y a lo bestia. Como un buen Rioja, que pega fuerte, te da la fuerza de un dios en éxtasis y dolores de cabeza.

6 comentarios:

Edu dijo...

En Italia, es donde mejor suena un Te quiero, pero quizas en España es donde mejor sabe.
Un Saludo

a p n e i c a dijo...

hablaba, quizá, de Apolo y Dionisos.

pero bueno los tequieros también suenan y saben, así que... puede ser.

DIAVOLO dijo...

También hay mucho "te quiero" sólo de palabrilla, con la boca pequeña...

Besos.

a p n e i c a dijo...

pero esos tequiero de palabrilla me los paso yo por el forro. ni los recuerdo ni los menciono. vamos, ¿qué es eso? ¿incontinencia urinaria?

lo dije una vez y lo vuelvo a repetir. que yo sé lo que me hago, que no necesito que me cuenten rollos.

la judith dijo...

por aquí también se dice eso de
"te quiere bien"
para decir que te desea lo mejor o algo así
claro que
suele decirse también con ironía
son las cosas de la vida, son las cosas del querer...

Dara Scully dijo...

Suena más bonito un te quiero mucho que se hace en lugar de decirse.


miau
dormido
a medias

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.