.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

26.2.09


me gustan lxs italianxs. bueno no todos, me gustan mucho algunxs italianxs. me gusta la forma que tienen de llamar evidenziatore al rotulador que se usa para marcar lo más destacado en unos apuntes. o cuando dicen mi raccomando, que viene a ser algo así como cuenta conmigo si necesitas a alguien para ayudarte a cuidar de ti. me gusta Benigni cuando hace una película sobre la guerra y consigue hacernos reír. me gusta la forma que tienen de decir abiertamente lo mucho que quieren a alguien. me gusta cuando se dan besos y abrazos entre dos hombres que no son de la misma familia y el cariño que hay entre amigos sean del mismo sexo o no. me gusta cuando en el sur bailan o cantan 'a pizzica coi tamburi. me gusta cuando son capaces de expresar como se sienten respecto a algo con una frase larga. Así, "estoy triste" puede convertirse en "estoy triste por eso que me dijiste, ¿hablamos de ello para que pueda darte un abrazo enorme?".

definitivamente algunxs italianxs me encantan.
però vai a caccare, stai zitto e vai a fa' in culo, Berlusconi.

2 comentarios:

Javier Montoro dijo...

es lo que tienen lxs italianxs, que encantan y no se sabe por qué. vivan lxs italianxs y tu blog.

saludos.

Pilar dijo...

Y la pizza? en tiempos de crisis, grandes remedios

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.