.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

15.5.10

me quito la L

Ya es hora. Porque comprendo los cambios de sentido y las diferentes direcciones, porque persigo la suavidad en los cambios de marcha, reconozco los tramos con poca o nula visibilidad y en los grandes cambios de rasante disfruto esa sensación insuperable en el estómago de vértigo inevitable, porque sé pararme, detenerme y aunque nunca me estacioné, si es lo que quiero, no me asustaría hacerlo. Porque aunque a veces me salto un STOP y me llevo a alguien por delante, siempre asisto y estoy dispuesta a firmar el parte amistoso de accidente. Porque a menudo conduzco cargas pesadas, grandes cilindradas y hasta materiales peligrosos. Y porque cuando una mujer te dice que ya no estás en prácticas, que estás aprobada, entonces es cuando sabes que es cierto.
pd: tened miedo, mucho miedo, porque ya puedo alquilar coches.

4 comentarios:

ephemere dijo...

Felicidades. Y por la "L" también.

Rinoa dijo...

Yo cuando me saqué el carné, siempre dije que llevaba la L de de lesbiana XD.

Pero creo que no me la quitaré :)

A. Caballero dijo...

Ayer yo también me quite la L. Enhorabuena. Hay mucha gente que no comprende la mitad de las nociones de conductor o que las olvidaron y que mantienen el carnet. Un auténtico peligro.

Enhorabuena por el blog, esta majo

María Mercromina dijo...

Enhorabuena por la L!
yo dije lo mismo, tened miedo! jjaja
y todo por la mala ostia que saco al volante. Un besote

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.