.
"¿No hay que cambiarlo el mundo? La virtud, pues, es peor que inútil: es también un vicio. Si se necesita ser particularmente bueno es que algo va francamente mal. Maldita la época -sí- que necesita héroes y santos. No se puede transformar el mundo con la varita de masturbar nuestras virtudes: hay que derribar la Bastilla."
Santiago Alba Rico.

.

5.10.10

Requisitos imprescindibles para comprender deshielos torrenciales

1. la intensidad será parte de la vida cotidiana.
2. saber abrazar y hablar verdades sin miedo es una característica deseable.
3. no te asustes, joder. son sólo vísceras. tú también las tienes.
4. cambiar de compañía es más efectivo que pedirme que cambie.
5. más vale sola que disfrazada de mediocre e indiferente.
6. no a las pérdidas de tiempo.
7. no hay excusa para pisar un alma que tiembla.
8. si cuando miras no puedo soñar, me voy a otra parte.
9. lato fuerte, abstengase lo tenue.
10. si no te gusta este texto no te preocupes. son sólo palabras.

6 comentarios:

Mr. Peel dijo...

Puf. Esto llega en el momento JUSTO. Amo las listas (Scott Fitzgerald, al parecer, también, este dato es idiota, pero acabo de acordarme de que en The Crack-Up intenta enfrentarse a su rebozamierdismo haciendo listas para no pensar). Resumen: que he copiado este decálogo y lo he clavado a mi pared.
Gracias.

Farrah dijo...

Es genial.

a roja dijo...

suscribo este decálogo, pero me gustaría ver el decálogo de la otra parte contratante; creo que hay miles (o quizás más) de decálogos suscribibles

a p n e i c a dijo...

la otra parte contratante suele ser una dimisionaria

a roja dijo...

pues entonces está perdiendo el tiempo joven a p n e i c a

a p n e i c a dijo...

toda la razón, a roja. hace un año y medio, cuando lo escribí, estaba perdiendo el tiempo. mientras tanto, han cambiado algunas cosas.

:)

"¡Por un fusible y un rotor! Es una advertencia al lector: las cosas van mal, pero irán peor. Digan lo que digan, éstos gripan mejor que Reagan. La humanidad no para de avanzar: primero vino Felipe y ahora tenemos a Aznar. ¿Por qué no me dejan participar? ¡Por un cable y un pistón! ¡No acepto la jubilación! ¿Por qué no me dan un nombramiento? Volveré, lo garantizo, y globalizaré hasta el granizo. jajajajaja. ¡Qué mala, pero qué mala soy!

Prólogo de la Bruja Avería en El Libro de la Bola de Cristal,
por Santiago Alba Rico.